Si firmaste una hipoteca multidivisa debes de tener en cuenta que es posible el siguiente escenario:

después de estar pagando 10 años tu hipoteca de forma religiosa, te llamen del banco reclamándote que debes abonar adicionalmente una cantidad de 80.000€ (cantidad a título de ejemplo) y necesitan garantías adicionales.

Esto supone que sigues debiendo el principal que te entregaron más esa nueva cantidad.

¿Como es esto posible?. Hemos preguntado a nuestro financiero de cabecera:

En cualquier préstamo hipotecario tradicional (en euros y con tipo de referencia Euribor) el riesgo soportado viene dado exclusivamente por el riesgo de tipo de interés. Es decir, el único riesgo es la fluctuación del tipo de referencia Euribor.

En cambio, un préstamo hipotecario en divisas, además del mencionado riesgo de tipo de interés, implica otro tipo de riesgo: el riesgo cambiario. El riesgo cambiario es un riesgo financiero asociado a la fluctuación en el tipo de cambio de una divisa respecto a otra.

  • Disparidad

Matemáticamente, es posible que la deuda llegue a ser infinito. Éste es un hecho no factible en la práctica, pues si el euro llegara a valer “cero” la deuda con el banco sería “infinitos euros”, ya que éstos no valen nada (“cero”).

       Gráfico 1.- Relación entre la cotización euro/yen y la deuda pendiente

grafica_multidivisa

Como se observa en la parte derecha de la línea roja del gráfico, cuando la cotización del tipo cambiario euro/yen disminuye de valor acercándose a cero euros por yen, el valor monetario de la contrapartida aumenta exponencialmente tendiendo al infinito. En cambio, por la parte izquierda de la línea roja del gráfico, cuando la cotización euro/yen aumenta, el valor monetario de la contrapartida en euros no disminuye con la misma intensidad con la que antes aumentaba.

Esta disparidad en la relación del tipo de cambio con la deuda pendiente, hace que el producto bancario sea injusto, pues el beneficio porcentual que se puede obtener al aumentar la cotización euro/yen siempre es menor que la pérdida porcentual al disminuir la misma cotización (ver Anexo 1).

¿Que podemos hacer?. Es necesario intentar un acuerdo extrajudicial con el banco de forma inmediata, revisando si existe una cláusula, sino, podemos acudir a la vía judicial donde podremos usar una sentencia del Tribunal Supremo muy útil:).