La Conferencia Diplomática de Múnich, en octubre de 1973, culminó con la creación del CPE o Convenio de Patente Europea. Este tratado internacional crea la Organización Europea de Patentes, cuyo objetivo final es la creación de un sistema de patentes unitario para todos los Estados de la Unión Europea.

Por lo tanto, se crea un derecho de patentes único, con unos requisitos para proceder a la concesión de una patente idénticos en todos los estados firmantes del convenio. El Convenio de Patente Europea crea un sistema centralización de concesión cuyo órgano de gestión es la Oficina Europea de Patentes, que es quien se encarga de la tramitación de las solicitudes.

Treinta y ocho países han firmado, a día de hoy, el Convenio de Patente Europea. Entre ellos, los 28 estados que forman parte de la Unión Europea y, además, Albania, Islandia, Liechtenstein, Macedonia, Mónaco, Noruega, San Marino, Serbia, Suiza y Turquía. Ahora bien, la protección también puede extenderse a Montenegro y Bosnia Hezergovina, a pesar de no ostentar los mismos la condición de miembros del convenio, dado que se han firmado acuerdos de extensión.

El procedimiento de concesión que instaura el Convenio Europeo de Patentes es único, es decir, la patente se podrá conceder para todos los Estados miembros del convenio, para un grupo de ellos o para tan solo uno. Esto es posible debido a la uniformidad de las reglas sobre patentabillidad. Por regla general, obtener una patente válida para varios países firmantes del Convenio es más económico y sencillo que la obtención individual en cada uno de esos estados.

En cuanto a las personas que están capacitadas para presentar una solicitud de patente, podrá llevar a cabo dicha presentación cualquier persona, ya sea natural o jurídica. Tampoco será necesario que la persona que precise de la concesión de la patente sea nacional de uno de los estados del Convenio Europeo, ni siquiera que tenga su domicilio en uno de ellos. La solicitud podrá ser presentada conjuntamente por varios solicitantes o mediante diversos solicitantes que designen estados diferentes, mientras el texto sea idéntico para todos ellos.

Respecto al derecho a presentar la solicitud de patente, pertenece al inventor, o bien, a sus causahabientes. Ahora bien, si el inventor está unido en una relación laboral con el solicitante de la patente, será el ordenamiento jurídico del estado en el que el inventor ejerce su actividad principal quien decida a quién pertenece. Si dicho estado no se puede determinar, la legislación aplicable pasará a ser la del Estado en cuyo territorio se encentre el establecimiento del que depende el trabajador. Por lo tanto, se aplicará el ordenamiento jurídico de nuestro país cuando el empleado ejerza su actividad en España.

La Ley que rige en nuestro país es la Ley de Patentes. Esta ley señala que, en las invenciones realizadas por el trabajador durante su relación laboral de investigación, pertenecen al empresario, no teniendo el empleado derecho a remuneración suplementaria, salvo si su aportación personal excede del contenido del contrato de trabajo. Por el contrario, si no fue contratado para la investigación, el derecho pertenecerá al trabajador, salvo que hubiera influido en el invento, de forma predominante, el conocimiento adquirido dentro de la empresa o la utilización de medios de la misma. En este último supuesto, el empresario podrá asumir la titularidad del derecho, o bien, reservarse un derecho de utilización.

Si una misma invención hubiera sido realizada por personas diferentes y de forma independiente, la titularidad del derecho de patente pertenecerá a la persona que hubiera presentado su solicitud en una fecha más antigua, siempre que haya sido publicada. Además, el inventor tendrá derecho a ser mencionado como tal frente a la Oficina Europea de Patentes.

En cuanto a la presentación de la solicitud de patente europea, se podrá realizar en papel, mediante fax, o a través de Internet, a través de la solicitud de electrónica. El software que se utiliza en la presentación electrónica es el denominado EPO Online Filing. La Oficina Española de Patentes y Marcas acepta las solicitudes electrónicas desde el año 2009.

La sede de la Oficina Europea de Patentes se encuentra en Múnich, además de poseer un Departamento en La Haya, una Agencia en Berlín y otra en Viena. La solicitud se puede presentar en todas ellas, con la excepción de Viena. Además, existen distintas oficinas de patentes en todos los países que se han adherido al Convenio Europeo de Patentes. Si el solicitante tiene su residencia o domicilio en uno de los países firmantes del Convenio y es una primera presentación, se deberá presentar la solicitud, obligatoriamente, en dicho estado. En España existe una Oficina Española de Patentes y Marcas, con sede en el madrileño Paseo de la Castellana, y diversas oficinas en las comunidades autónomas con autorización para recibir solicitudes.

Para que una invención sea patentable, deberá reunir los siguientes requisitos:

  • Que suponga una novedad, es decir, que no esté comprendida en el estado de la técnica.
  • Que implique actividad inventiva. Esto quiere decir que no resulte del estado de la técnica de manera evidente para un experto en la materia.
  • Que tenga aplicación industrial. Viene a significar que pueda ser fabricado en cualquier tipo de industria.

Se excluyen de ser considerados como invenciones los siguientes:

  • Descubrimientos, teorías científicas y métodos matemáticos.
  • Creaciones estáticas.
  • Planes, principios y métodos para el ejercicio de actividades intelectuales, juegos o actividades económicas. Tampoco los programas de ordenador.
  • Formas de presentar informaciones.
  • Métodos de diagnóstico del cuerpo, humano o animal, con excepción de los aparatos, sustancias o composiciones para la puesta en práctica de tales métodos.
  • Razas animales o variedades vegetales, así como procedimientos esencialmente biológicos de obtención de animales o vegetales, con excepción de procedimientos microbiológicos y productos directamente obtenidos mediante tales procedimientos.

Las solicitudes se deberán acompañar de los siguientes documentos:

  • Petición de concesión de patente.
  • Descripción de la invención.
  • Una o varias reivindicaciones.
  • Dibujos a los que se refieran la descripción o reivindicaciones.
  • Resumen de la invención.

El procedimiento, durante el cual se lleva a cabo el pago de distintas tasas, para la concesión de la patente europea se relata a continuación.

  1. Solicitud en uno de los idiomas oficiales de la Oficina Europea, que son el inglés, el francés y el alemán. Se podrá presentar la solicitud en otro idioma siempre que se presente una traducción en dos meses a contar desde la presentación, con un plazo extraordinario de dos meses más. En caso de no presentarse traducción, pasado el plazo, la solicitud se considerará como retirada.
  2. Informe sobre el Estado de la Técnica.
  3. Publicación de la solicitud en 18 meses desde la fecha de prioridad.
  4. Solicitud, opcional, de protección provisional en ciertos países, con el depósito de la misma en la Oficina de Patentes de cada uno de ellos.
  5. Petición del examen de la patente y de designación de los países. Se deberán abonar las tasas correspondientes y se contará con un plazo de tres meses desde la publicación de la solicitud.
  6. Examen de novedad y actividad inventiva de la patente.
  7. Concesión.
  8. Traducción a los idiomas oficiales no utilizados para la tramitación. También se deberán abonar en este punto el pago de las tasas correspondientes a la concesión.
  9. Publicación de la concesión.
  10. Validación de la patente en los países designados, depositando en la Oficina de Patentes correspondiente a cada uno, una vez realizada la traducción necesaria. Se tendrá para ello un plazo de 3 meses desde la concesión.

Durante el procedimiento, excepto en la presentación de solicitud las personas solicitantes que no tengan su sede o domicilio en algún estado adherido al Convenio, deberán designar a un Agente de la Propiedad Industrial, que actuará en mediación suya. No será necesario para aquellas personas que sí tengan su domicilio o sede en alguno de ellos.

El plazo de duración de las patentes es de 20 años desde la fecha de la solicitud de la misma, abonado las anualidades que correspondan en cada país designado.

Los terceros podrán oponerse a un procedimiento de concesión de patentes durante los 9 meses posteriores a la publicación.