La ruptura de un matrimonio siempre es una experiencia traumática, aún más si se tienen hijos. Es lógico que surjan multitud de dudas y preguntas. Intentaremos dar respuesta a algunas de las más comunes.

  • ¿A partir de qué momento es posible divorciarse?

Los cónyuges podrán divorciarse a partir de transcurridos tres meses desde el matrimonio. Ahora bien, si se demuestra que existe algún tipo de riesgo para la vida, integridad física, libertad, integridad moral, libertad e indemnidad sexual tanto del cónyuge demandante como de los hijos no será necesario esperar dicho plazo.

  • ¿Es posible divorciarse si uno de los cónyuges se opone?

. Se podrá solicitar el divorcio por una sola de las partes, no pudiéndose oponer el otro cónyuge por motivos materiales ni el juez, salvo por motivos procesales.

  • ¿Se debe alegar alguna causa para divorciarse?

Actualmente, no. Tan solo es necesaria la voluntad de uno de los cónyuges de no continuar con el matrimonio.

  • ¿Hay que separarse antes de divorciarse? ¿Cuáles son las diferencias entre separación y divorcio?

No, se puede acceder directamente al divorcio sin acudir a la figura de la separación.

La separación supone una suspensión del matrimonio, pero no su disolución. La principal consecuencia de esto es que la separación es reversible, se puede obtener la reconciliación poniendo en conocimiento del juez que haya entendido del litigio, por separado, el deseo de los cónyuges de obtener la reconciliación. Además, como se trata de una suspensión y no una disolución, los cónyuges no podrán contraer matrimonio con otras personas, ya que el vínculo matrimonial sigue vigente.

  • ¿Cabe la reconciliación en el divorcio?

Sí, siempre y cuando se produzca antes de que se dicte sentencia. Los cónyuges deberán poner en conocimiento del juez esa reconciliación y lo acordado hasta entonces quedará sin efecto. Algunas cuestiones relacionadas con los hijos, mediante resolución judicial, podrán ser mantenidas por el juez. Además, respecto al régimen económico, no se regresa al régimen anterior, si no que será necesario que se estipule en capitulaciones matrimoniales.

En cambio, si la reconciliación se produce una vez dictada la sentencia de divorcio, los cónyuges tendrían que celebrar un nuevo matrimonio.

  • ¿Cuántos tipos de divorcios existen? ¿En qué se diferencian?

Podemos hablar del divorcio de mutuo acuerdo o express  y del contencioso. Además, dentro del primero podemos observar el llamado “divorcio notarial”.

El divorcio de mutuo acuerdo se da cuando ambos cónyuges están conformes con los términos del mismo. Tan solo requerirá la presencia de un abogado y un procurador y no será necesario acudir a juicio, tan solo firmar el convenio regulador. Es más rápido, sencillo y económico que el contencioso. También se conoce como divorcio express, por la reducción de plazos.

El divorcio de mutuo acuerdo se puede llevar a cabo ante notario o ante el secretario judicial. Es lo que se conoce como “divorcio notarial”. Esta opción resulta más cara que la judicial, pero es más rápida. Los requisitos para acceder a este tipo de divorcio son, primero que se trate de un divorcio de mutuo acuerdo y, en segundo lugar, que no existan hijos menores o con la capacidad modificada. Los cónyuges deberán consentir personalmente y asistidos por un abogado. Si el notario o secretario judicial perciben que existe algún tipo de perjuicio para los hijos mayores de edad o para uno de los cónyuges, solo se podrá llevar a cabo por procedimiento judicial.

En el contencioso las partes no están de acuerdo con algunas o todas las cuestiones del divorcio.  Cada parte contratará a un abogado y un procurador y se acudirá a juicio. El procedimiento se inicia con la presentación de la demanda y de los documentos necesarios. El Juez, una vez producida la vista, dictará sentencia y establecerá las medidas oportunas.

  • ¿Qué es un convenio regulador?

Es aquel documento en el que los cónyuges establecen, de mutuo acuerdo, las medidas que se van a adoptar tras la finalización del matrimonio: custodia de los hijos, régimen de visitas, pago de deudas, etc. La redacción del convenio la realizará un abogado.

  • ¿Qué documentación se debe presentar para divorciarse?

Básicamente son los siguientes documentos: el certificado de matrimonio, el poder general para pleitos donde se otorgan los poderes para la defensa y representación a abogado y procurador, la propuesta de convenio regulador si se trata de un divorcio de mutuo acuerdo y, dependiendo del caso otros documentos como aquellos que acrediten la situación económica. Algunos jueces solicitan también el certificado de empadronamiento.

  • ¿Cuánto cuesta divorciarse?

Dependerá de si es de mutuo acuerdo o contencioso. En el divorcio de mutuo acuerdo basta con la presencia de un abogado y un procurador, lo que reduce los costes.

  • ¿Cómo se produce la liquidación de los bienes comunes?

Si existe acuerdo entre los cónyuges, éstos podrán decidir cómo se produce la liquidación de sus bienes comunes. Si no existe acuerdo, será el Juez quien establezca la liquidación de los bienes comunes.

  • ¿Qué son las medidas provisionales?

Son aquellas que se fijan para regular la relación entre los cónyuges durante la tramitación del divorcio o separación. Pueden ser de dos tipos:

-Las provisionalísimas, son aquellas que se solicitan antes de la interposición de la demanda. Solo se conceden en situaciones de urgencia.

-Las simultáneas o provisionales, se solicitan cuando se produce la presentación de la demanda.

Algunas de las medidas que se pueden determinar son: prohibir la salida del territorio nacional o la expedición de pasaporte del hijo menor si existe riesgo de sustracción, determinar a qué cónyuge debe atribuírsele el uso de la vivienda familiar o fijar la contribución de cada cónyuge a las cargas matrimoniales.

  • ¿Qué son la pensión de alimentos y la pensión compensatoria?

La pensión de alimentos se da cuando los hijos se someten a la guarda y custodia de uno de los progenitores. Entonces, se da por hecho que los gastos para el sustento del menor o menores los abonará dicho cónyuge. Por lo tanto, se impone al otro una pensión económica para compensar ese desequilibrio en la atención a los gastos que produce el menor. La pensión alimenticia se extinguirá cuando los hijos dejen de ser económicamente dependientes.

En cambio, la pensión compensatoria se otorga a favor de uno de los cónyuges. Se concede en situaciones en las que se entiende que un miembro de la pareja ha renunciado a su vida laboral para ocuparse del cuidado de la familia. Por lo tanto, la pensión busca soliviantar el empeoramiento económico que la disolución del matrimonio produce a uno de los cónyuges.  Esta pensión no es obligatoria y podrá concederse indefinidamente o por un tiempo concreto.

  • Si el matrimonio se produjo en el extranjero, ¿se puede producir el divorcio en España?

Sí, pero se aplicará, según establece el Código Civil, la ley personal común de los cónyuges, es decir que, si ambos cónyuges son de una nacionalidad distinta a la española, el divorcio se llevará a cabo en España, pero bajo la ley extranjera. Esto es importante a efectos de tiempo necesario para divorciarse, causas, etc.

  • ¿Puede recurrirse una sentencia de divorcio?

Es posible el recurso de apelación en las sentencias de divorcio si no se está de acuerdo con parte o con la totalidad de la misma. El plazo para apelar la sentencia es de veinte días hábiles desde que se notifica al procurador, recurso que debe firmarse por abogado y procurador y presentarse en el mismo juzgado que dictó la sentencia, que lo enviará a su órgano superior.

  • ¿Es necesaria la presencia de abogado y procurador?

. En los casos de mutuo acuerdo, como ya hemos señalado, bastará con la presencia de un solo abogado y procurador, es decir, una misma defensa y representación. En los divorcios contenciosos será necesario que cada parte esté asistida por un procurador y un abogado. En Serna Castejón Abogados nos ponemos a su disposición para acompañarle durante este proceso.