Cuando, en un divorcio se fija una pensión alimenticia para los hijos, ésta cantidad no es estática. Se pueden producir actualizaciones y modificaciones.

En primer lugar, las actualizaciones. En los convenios o sentencias se suele establecer el mecanismo de actualización de las pensiones. Lo más común es que se haga el 1 de enero de cada año. El índice que se suele tomar como referencia es el IPC (Índice de Precios al Consumo). Si es negativo, por regla general, se entiende que no procede actualización.

Cuando es la situación del obligado la que cambia, puede proceder una modificación. Los requisitos para que se pueda solicitar son:

  • Que el empeoramiento en las condiciones económicas sea posterior a la sentencia de divorcio.
  • Que sea suficiente y relevante.
  • No debe tratarse de una situación puntual.
  • Las causas del empeoramiento deben ser ajenas al obligado.
  • Debe poder acreditarse el empeoramiento.

En cada caso concreto se estudiarán las circunstancias para decidir si procede o no una modificación.

Si el empeoramiento económico se debe a que el cónyuge no custodio ha celebrado un nuevo matrimonio, se interpreta que esto no debe influir en la pensión, pues los hijos no están obligados a soportar las circunstancias que puedan derivarse del nuevo matrimonio. Si se debe al nacimiento de nuevos hijos a cargo del obligado, hay posiciones encontradas. En algunas ocasiones se considera que esta circunstancia no puede suponer un perjuicio a los hijos anteriores. En otras, en cambio, se considera que los nuevos hijos también tienen los mismos derechos, por lo que cabría una modificación que establezca proporcionalidad.

Se puede solicitar una modificación si la situación económica del cónyuge custodio ha mejorado, para que exista equidad entre las aportaciones de ambos. Se considerará así si ha accedido a un nuevo puesto de trabajo, que debe ser indefinido y con contraprestación suficiente, o bien si su salario se ve incrementado sustancialmente. Se debe, en todo caso, demostrar la falta de proporcionalidad. También se puede pedir la modificación si varía el régimen de guarda y custodia de los hijos, es decir, si todos o alguno de los hijos pasan a vivir con el obligado.

Hay que tener en cuenta que los Juzgados no suelen admitir modificaciones por debajo de la llamada “pensión mínima de subsistencia”, que suele rondar los 150-180 euros por hijo.

Si tiene alguna duda sobre su pensión alimenticia, no dude en contactar con nosotros.